Pecho

Cicatrices en la mastopexia

Cicatrices en la mastopexia
Valora este artículo

Cuando hablamos de intervenciones estéticas, bien de la mastopexia o cualquier otra, siempre sale un tema que tiene importancia para cualquier paciente: las cicatrices. Cada día llegan a nuestro email preguntas sobre las cicatrices de las diferentes intervenciones.

Hoy vamos a hablar de las cicatrices de la mastopexia, una intervención que busca elevar el pecho y devolverle a la posición estética y cómoda de la que gozaba tiempo atrás. Una zona tan delicada como el pecho, siempre es importante conocer dónde quedarán las cicatrices y cómo se verán con el paso del tiempo.

¿Cómo son las cicatrices en la mastopexia?

Debemos saber, si la mastopexia será simplemente una intervención de elevación de pecho, o también se acompañará de un aumento de senos. Pues es importante para saber que zonas del busto se verán afectadas durante la intervención.

Habitualmente la sutura y posterior cicatriz se corresponde con las 3 zonas de acción de la intervención:

  1. La zona de la areola, por lo general coincidiendo con la circunferencia de la misma. Habitualmente no se aprecia en un primer golpe de vista, pues se ubica en una zona realmente “camuflable” ubicándose en el cambio de coloración de la piel areolar con la del resto del pecho.
  2. cicatrices de la mastopexiaLa segunda zona donde se ubica la cicatriz, por lo general será una especie de continuación de la anterior, pues se emplazará desde la areola, hasta la zona inferior del pecho, donde se ubican los propios pliegues mamarios. La piel de esta zona del cuerpo, se recupera realmente bien, y aunque será visible, el aspecto es muy estético.
  3. La última situación y muy frecuente, es la de acompañar las anteriores cicatrices con una ubicada en la zona submamaria, pues es una de las principales zonas de acceso al tejido mamario. Una ventaja para las mujeres de pechos voluminosos o que se realicen a la vez un aumento de senos junto con la mastopexia, es que este volumen, pese a provocar una cicatriz de mayor longitud, en cierta forma tapa la misma, ergo normalmente es menos visible en este tipo de situaciones.

¿Merece la pena asumir estas cicatrices en la mastopexia?

Debemos distinguir dos situaciones muy diferentes. En caso de que nuestro pecho esté ligeramente caído, quizás entrar en quirófano, pueda suponer demasiados riesgos y las cicatrices ser un inconveniente estético tras la intervención.

En cambio, si usted sufre un pecho demasiado caído, le aseguramos que realmente merece la pena llevar a cabo la intervención en cuanto a la relación resultados-cicatrices, pues de esta forma, acabaremos con algo que en muchos casos es un importante complejo, y como hemos comentado antes, las cicatrices se disimulan muy bien.

En definitiva, las cicatrices de la mastopexia, están ahí. No obstante, es una operación que cada vez tiene más adeptas, y cientos de mujeres se someten cada día a este tipo de intervención con unos resultados realmente satisfactorios. Si usted desea más información acerca de esta técnica, le invitamos a leer este artículo acerca de la mastopexia.

Siempre debemos acudir al centro especializado de nuestra confianza y conocer plenamente los resultados que podemos esperar, los riesgos o las cicatrices, especialmente que podemos sufrir en nuestra persona, pues cada caso merece un estudio personal individualizado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.