Ojos

Cirugía refractiva: Acaba con los problemas de la córnea

Cirugía refractiva: Acaba con los problemas de la córnea
Valora este artículo

La cirugía refractiva es un procedimiento oftalmológico mediante el cual se pretende modificar algunos aspectos del ojo, principalmente la córnea.

La cirugía refractiva está destinada a eliminar muchos problemas de visión tales como la vista cansada, la miopía, hipermetropía, etc.

Qué técnicas engloba la cirugía refractiva

Este procedimiento engloba diferentes técnicas que mejorarán tu vista. Entre ellas podemos destacar el láser lasik, las lentes intraoculares, láser excimer, etc.

La finalidad de estas técnicas quirúrgicas es bien clara: Mejorar la visión del paciente y evitar el uso de otros medios externos, como puedan ser las lentillas o las gafas.

Ahora bien, ¿puede todo el mundo utilizar la cirugía refractiva? La respuesta es que no, no todo el mundo se puede beneficiar:

Las mujeres embarazadas no deben operarse de nada que sea “superficial” por así decirlo. Siempre y cuando su vida no corra peligro, las mujeres embarazadas no deben someterse a ningún tratamiento médico ni estético.

También las personas que sufren de diabetes, problemas de tensión, enfermedades autoinmunes, problemas psiquiátricos … No son propensas a poder utilizar este tipo de cirugía.

De todas maneras, será el oftalmólogo quien decidirá, en última instancia, si la persona puede ser operada o no. Se pueden dar casos en los que el paciente puede ser operado sin mayores problemas, aunque se englobe dentro de este grupo de personas.

Cómo son las operaciones

En la cirugía refractiva en realidad hay muy pocas complicaciones.

Se suelen catalogar como cirugías ambulatorias, es decir, que el mismo día de la operación podrás volver a casa. Por norma general, se operan los dos ojos a la vez.

Cuando estés en casa, puedes notar cierta inflamación y molestias, pero para eso el médico te habrá aconsejado tomar ciertos medicamentos que van a irte muy bien para aliviar las molestias.

Dependiendo de qué se opere, el tiempo que deberás estar en el quirófano suele ser poco, por lo general una hora o menos.

Es muy normal que, los días previos a la operación, se te receten determinados colirios para que vayas poniéndotelos en los ojos. Por ejemplo, colírios que contienen antibióticos. De esa manera desinfectaremos la zona y la posibilidad de que aparezca una infección se reducirá considerablemente.

Sin duda alguna, la cirugía refractiva utiliza medios punteros en el ámbito de la tecnología, consiguiendo unos resultados muy prometedores. Los pacientes suelen salir encantados dadas las mejoras en su vida personal que disfrutan.

Así pues, si utilizas gafas o lentillas, o tienes algún tipo de problema oftalmológico, te recomendamos que pienses en esta cirugía como una forma de mejorar tu visión para siempre.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.