Belleza

Tipos de limpieza facial. ¿Cuál se adapta mejor a mi?

Tipos de limpieza facial

Hoy en día existen muchas formas de limpiar nuestra cara de forma profesional. Y a veces es complicado decantarse por una de ellas. Así que por eso nos hemos animado a escribir este post, ¿quieres saber cuáles son los tipos de limpieza facial y cuál se adapta mejor a ti? ¡sigue leyendo y toma nota!

Ventajas de hacerse una limpieza facial profesional

Una limpieza facial consiste en retirar en profundidad las células muertas que se quedan en nuestra piel, las espinillas, los puntos negros, además de tonificar la piel. Cuando tenemos la piel totalmente limpia cualquier producto que aplicamos se absorbe y se retiene mucho más. Por lo tanto, tu piel se hidratará mucho más, tendrá un aspecto más luminoso, ayudarás a reducir la aparición de acné y a disminuirlo si ya lo tenemos. Además nuestros poros al estar limpios tienen un aspecto mucho más cerrado, sin olvidar que la piel tendrá mayor elasticidad.

Tipos de limpieza facial y pasos

Todos sabemos que la limpieza facial forma parte de nuestra rutina diaria, y es que tener una piel limpia hará que nuestro aspecto se mantenga en mejores condiciones con el paso del tiempo. Pero no es lo mismo una limpieza facial rutinaria a una limpieza facial profesional. Por ello tenemos que tener claro en qué consiste y por qué es recomendable de hacerse una cada cierto tiempo.

La limpieza facial profesional básica consiste en analizar primero la piel. Necesitamos saber qué es lo necesita y cuáles son los objetivos que queremos cumplir. Posteriormente, se limpia la piel. Después se suele utilizar vapor para abrir los poros de nuestra piel y que sea más fácil extraer impurezas. Posteriormente se hace un masaje con el fin de calmar y descongestionar nuestra piel. Luego se aplica alguna mascarilla, estas suelen específicas según el tipo de piel y los objetivos que queramos conseguir. Una de las más utilizadas en la mascarilla hidratante. Por último, se aplica una emulsión hidratante, ya sea en gel o en crema.

Esta limpieza puede durar desde media hora hasta una hora y media, depende de la intensidad, el masaje y los productos utilizados. Lo más recomendable es hacerse una limpieza una vez cada dos meses.

Peeling

A una limpieza básica se le puede añadir un peeling, el cual sirve para eliminar las capas más superficiales de nuestra piel. Se pueden usar desde exfoliantes o ácidos (como el ácido glicólico) hasta puntas de diamante. Este tipo de limpieza hace que nuestra piel tenga un aspecto más uniforme.

Limpieza facial de parafina

Este tipo de limpieza consiste en realizar una limpieza básica complementada con una mascarilla de parafina. Este tipo de limpieza ayuda a que nuestra piel absorba y retenga mejor los productos que añadimos posteriormente. Suele hacerse para conseguir un extra de luminosidad.

Limpieza facial profesional para pieles grasas

Este tipo de limpieza facial consiste en combatir con, las espinillas, los puntos negros, es ideal para pieles mixtas/grasas.

Limpieza para piel con acné

Si tu médico te ha diagnosticado acné, no te preocupes, porque existen limpiezas faciales específicas para combatir este problema. Se suele utilizar ácido glicólico y vapor caliente para realizarla. Además, manualmente te limpian los poros te realizan desincrustaciones de forma eléctrica. Cerrando los poros cuidadosamente al terminar la limpieza con productos específicos anti-bacterianos.

Limpieza con colágeno

Además de seguir los pasos de la limpieza básica, este limpieza incluye normalmente un drenaje linfático y colágeno. Se aplica el velo de este elemento durante aproximadamente 20 minutos. Se recomienda para personas con piel madura, seca o con arrugas.

Limpieza facial

Rutina facial diaria

No queríamos despedirnos sin dejarte los tips y recomendaciones para que lleves a cabo una limpieza facial adecuada en casa.

Pasos para limpiar tu cara todos los días por la noche y por la mañana:

  • Humedece tu cara con agua tibia.
  • Aplica limpiador (ya sea en jabón, espuma o gel) en el rostro y masajea.
  • Aclara con abundante agua.
  • Seca la piel con una toalla totalmente limpia
  • Aplica tónico a toquecitos o con ayuda de un algodón
  • Aplica hidratante dando un ligero masaje.

Importante:

  • No olvides exfoliarte la piel una vez a la semana, esto permitirá retirar las células muertas de tu piel manteniéndola más limpia. De manera que cualquier producto que apliques a diario tendrá mejores resultados. Aún así recuerda hacerte una limpieza facial profesional para limpiar el profundidad.

Esperamos que te haya gustado el post. Si quieres dejarnos algún comentario puedes hacerlo aquí debajo. Y si quieres leer nuestro último post beauty que habla sobre la depilación laser lo puedes encontrar aquí mismo. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *